viernes, 10 de junio de 2011

SISTEMA BASICO DE PISCHINGER

Alfred Pischinger 
obtuvo su doctorado en la Universidad de Graz en Austria 1923. Continuó su trabajo médico en el Departamento de Histología y Embriología de la Universidad de Graz y se convirtió en presidente y un profesor del departamento en 1933. En 1958 Pischinger se convirtió en jefe del Departamento de Histología y Embriología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Viena, donde permaneció hasta su jubilación en 1970. A partir de 1948 Pischinger fue el primer científico para describir la regulación de la Matriz Extracelular (MEC) y afirmar que cada enfermedad se inicia en el MEC.

El sistema básico consta de las células del tejido conectivo blando indiferenciado (reticulo­citos o fibroblastos), del líquido tisular extracelular, de los capila­res y del plexo de fibras vegetati­vas nerviosas terminales.

<!-- more -->
Como se puede apreciar, el Sistema Básico de Pischinger (SBP) lo conforma las células y su entorno, sumando a esto la red capilar que llega y se va, y las terminaciones nerviosas.
Ninguna célula del organismo es capaz de sobrevivir fuera de este medio extracelular tan regulado. Me detengo en esto para hacer la observación que nunca se describió en ningún libro de histología que una terminación nerviosa llegue hasta la misma célula, sin embargo la regulación tan exquisita de ese complejo caldo extracelular está en manos de el SN. Las necesidades celulares de oxigeno, glucosa, pH, Ca, Na, K, glóbulos blancos (en el caso que haga falta), la concentración de proteínas y el tipo de las mismas, etc., todo está en manos de la información que éste lee, pero ¿Cómo se hace esta lectura? A través del SBP. Y ampliando el razonamiento hecho por A. Pischinger, caemos en la cuenta que esta matriz, este caldo que rodea la célula abarca por conguidad todo el organismo. Es decir las células una junto a otra, separadas por una delgada capa e liquido extracelular conforman un sistema ubicuitario, es decir que es abarcativo y presente en todo el organismo. Por este medio se concreta la llegada del sistema nervioso, endócrino, circulatorio, e inmune a cada célula, a cada región y al organismo todo en su conjunto.
Antes decíamos la estricta composición de la Matriz Extracelular (ME), y siempre hice hincapié en la variabilidad del sistema y como el entorno cambia permanentemente, desde la nutrición, el ejercicio, la vigilia y el sueño, todo se modifica permanentemente, y a su vez “el todo” del sistema del organismo se debe acomodar permanentemente.
Las variaciones de este sistema que generen modificaciones estancas, imposibles de resolver, por acumulativas o bruscas, (cualquiera sean las causas de estas variaciones, noxas, nerviosas, inmunológicas, etc.) producen alteraciones que si bien son locales en un principio, se hacen totales dada la característica ubiquitaria del SBP. La persistencia y agravamiento de estas alteraciones se van a manifestar en el lugar del organismo más predispuesto a la enfermedad.
Reveamos un poco el concepto. No somos un Frankenstein, con un cerebro, brazos, hígado, pulmones etc. Somos un gigantesco caldo organizado, donde cada ínfima parte esta ordenada para un fin y es parte de un todo. Una de las vías de comunicación para que se de ese todo es el SBP.  De una composición exquisita y precisa, registra los cambios de este medio que resultan ser agresivos para el organismo reaccionando como un todo, ya que esta sustancia extracelular es común a todo el organismo.
Debo aclarar, y será motivo de otras entradas que existen otros canales de comunicación así como lo son el sistema nervioso, el sistema endócrino y el sistema básico de Pischinger      


     

No hay comentarios:

Publicar un comentario