lunes, 2 de mayo de 2011

TERMODINAMICA II: en palabras propias y algunas ajenas


La entrada de termodinámica cumple con la "obligación" de dar alguna nociones originarias y hacer un recorrido un poco mas amplio por la misma. En esta en cambio quiero poder explicar en palabras propias y algunas ajenas un poco mas la idea de que tiene que ver la termodinámica en los organismos vivos y en esto de la TN y de la TN en veterinaria.
<!-- more -->
Si pudiéramos tener la receta exacta de la cantidad de cada uno de los componentes de un perro, es decir como en una receta de cocina, tanta cantidad de carbono, tanta de hidrógeno, tanta de agua, etc. Y lo pondríamos en una gigantesca mezcladora, y esperáramos; sin duda no obtendríamos un perro. Esa enorme masa de componentes necesita un orden exacto, cada uno de estos componentes debería ser ordenado de una y solo de una manera. Agreguemos una “pequeña” dificultad más. Todo esto repito, se le debe dar un orden exacto y preciso, pero ¡en permanente movimiento! ¿Es acaso un orden desordenado? NO. Es un orden fluctuante, dinámico, en permanente ajustes, permanentes y, una vez más precisos.
Pero supongamos que logramos superar todas estas dificultades. Agregamos una más. Todo este sistema que logramos ordenar, ahora debemos abrirlo al medio. Si, porque un organismo vivo no es una olla a presión, no es un sistema cerrado, permanentemente intercambia materia y energía con el exterior. Es decir que una vez que lo teníamos armado, con las proporciones exactas de cada elemento, y ordenado cada uno de ellos en su lugar, una vez que pudimos hacer que reaccione y empiece todo a moverse, ahora resulta que hay que volver a desordenarlo con entrada y salida de materia y energía. (Es un lío, mejor me compro un perro!)
¿Como es la única manera de ordenar todo esto, y permanentemente mantener ese orden? Con información y con trabajo. Y este último se hace con energía.
Por fin llegamos al punto. Como interactúa esto de la energía, información, orden
Y con los principios de la termodinámica presentes, sabemos que la energía no se pierde, se transforma en trabajo, en este caso el trabajo es la información que mantiene el orden. Habiendo a la vez una parte de esa energía que no puede transformarse en trabajo-orden, esa energía “perdida”, que no ayuda, en este caso a ordenar.  Podríamos decir que al haber este déficit de energía-información-orden, aumenta el desorden. La medida del desorden, de la energía que no se puede utilizar para trabajo, es la entropía del sistema. A mayor entropía, mayor energía que no puede ser usada para generar trabajo, mayor desorden.
Recapitulando, con lo dicho en los párrafos anteriores, en un organismo vivo, en todo nivel, desde los sistems, órganos, tejidos, células, sus organelas, y siguiendo, sus moléculas, átomos, y hasta las partículas subatómicas (ver lista) todo esto conforma el organismo vivo, cada una de ellos cumple su función, hacen su trabajo, con gasto de energía y en un orden permanentemente cambiante, alejándose del equilibrio nefasto (recordemos que termodinamicamente un organismo vivo llega al equilibrio en la muerte), disipando para lograr esto la entropía por medio de mecanismos que mucha veces son leídos como malos (en el caso de la fiebre o la inflamación) o que el otros casos son ciertamente, debido a la cantidad elevada de entropía malos, como puede ser un tumor. En este caso actualmente la alopatía tiende a tratar el tumor, cuando en realidad hay que ordenar al paciente, de esa manera mayor orden, mayor información, entonces menor entropía, lo cual visto desde el punto de vista clínico significa tratar de ordenar el sistema inmune.
Para finalizar, podemos definir a un organismo vivo, desde el punto de vista termodinámico, como un sistema de alta complejidad, abierto, inestable y en equilibrio a la vez, autoorganizado, ya que en esa dinámica, en el permanente flujo y movimiento, sin embargo se autoperpetúa a cada instante.

Ver en la Biblioteca Virtual el trabajo del Dr. J C Payán 

Información, Entropía y Terapia Neural



No hay comentarios:

Publicar un comentario